Visitar al dentista durante el embarazo, ¿es peligroso para el bebé?

Visitar al dentista durante el embarazo

Es habitual que, estando embarazada, te asalten miles dudas, entre ellas las relacionadas con qué acciones de tu vida cotidiana pueden perjudicar a tu bebé. Visitar al dentista durante el embarazo suele ser una de esas medidas que causan cierto recelo, especialmente por si el tratamiento a llevar a cabo es peligroso.

Hoy, queremos resolver algunas de las dudas más comunes que nos hemos encontrado en nuestra clínica en Valladolid.

Cuándo visitar al dentista durante el embarazo

No solo no es peligroso, sino que además es recomendable visitar al dentista durante el embarazo ya que la alteración hormonal puede afectar a la flora bacteriana de tu boca, produciendo un desequilibrio que origine dolor, inflamación o sangrado de encías (gingivitis). Es importante que acudas a tu clínica dental de confianza para llevar a cabo una revisión oral y detectar a tiempo posibles patologías, relacionadas o no, con tu estado de buena esperanza.

Es esencial que avises al profesional de tu estado (o si sospechas que puedes estar embarazada) para que lo tenga en cuenta a la hora de valorar el caso y pautar un tratamiento.

Dependiendo del período de gestación que atravieses, debes tener en cuenta:

  • Primer trimestre: contraindicadas las radiografías e ingesta de algunos medicamentos.
  • Segundo trimestre: Es el momento más seguro y cuando se pueden realizar tratamientos dentales.
  • Tercer trimestre: si bien no es peligroso, sí resulta incómodo por el tamaño del bebé. Se recomiendan visitas cortas e imprescindibles.

Patologías orales habituales en embarazadas

Aunque es una creencia extendida, no es cierto que “cada hijo te quita un diente”. Pero sí que debes extremar precauciones, por una mayor propensión a desarrollar problemas periodontales.

La enfermedad más común durante el embarazo es la gingivitis, aunque con una buena rutina de higiene diaria no tiene por qué complicarse. También es muy habitual encontrar un aumento de caries, provocado por los ácidos y las náuseas, y el dolor de muelas originado por la inflamación de las encías.

Te recomendamos cepillarte los dientes después de cada comida y que no olvides el uso de la seda dental. Además de visitar al dentista durante el embarazo sin miedo para cuidarte por dentro y por fuera. Pide cita.